La Sagrada Comunión, la Santa Misa

LA BIBLIA ENSEÑA:
Que el alimento del alma, espíritu y cuerpo es la SAGRADA COMUNIÓN, la SANTA MISA; sin ella no hay vida en Cristo Jesús, no hay salud espiritual ni corporal.

"Por lo que a mi me toca, del Señor recibí la TRADICIÓN que les he transmitido, a saber, que Jesús, el Señor, la noche en que iba a ser entregado, tomó pan y, después de dar gracias lo partió y dijo: "esto es mi cuerpo entregado por ustedes; hagan esto en memoria mía", igualmente, después de cenar, tomó el cáliz y dijo: " este cáliz es la nueva alianza sellada con mi sangre; cuantas veces beban de él, háganlo en memoria mía". Así pues, siempre que coman de este pan y beban de este cáliz, anuncián la muerte del Señor hasta que El venga. Por eso, quien come el PAN ó BEBA el cáliz del Señor indiganamente, peca contra el cuerpoy la sangre del Señor. Examínese, pues, cada uno a sí mismo antes de comer el pan y beber el vino. porque quien come y bebe sin discernir el cuerpo, come y bebe su propio castigo" 1Cor 11, 23-29.

"Mientras comían, Jesús tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: «Tomen y coman, esto es mi Cuerpo». Después tomó una copa, dio gracias y se la entregó, diciendo: «Beban todos de ella, porque esta es mi Sangre, la Sangre de la Alianza, que se derrama por muchos para la remisión de los pecados."Mt 26, 26-28. Lc 22, 14-20. Mc 14, 24-25

"Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente, y el pan que yo daré es mi carne para la Vida del mundo»....«Les aseguro que si no comen la carnedel Hijo del hombre y no beben su sangre, no tendrán Vida en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él..." Jn 6, 51-58

"Todos se reunían asiduamente para escuchar la enseñanza de los Apóstoles y participar en la vida común, en la fracción del pan y en las oraciones"Hch 2,42

"El primer día de la semana, cuando nos reunimos para partir el pan, Pablo, que debía salir al día siguiente, dirigió la palabra a la asamblea y su discurso se prolongó hasta la medianoche."Hch 20, 7


" La copa de bendición que bendecimos, ¿no es acaso comunión con la Sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión con el Cuerpo de Cristo?"1Co10, 16
Para ir a los demás temas de este manual, de clic aquí, DEFIENDE TU FE
Publicar un comentario