Amar A NUESTROS ENEMIGOS y a no hablar mal del prójimo, que es mi hermano

 "Pero yo les digo que todo el que se enoje con su hermano será llevado a juicio; el que lo llame estúpido será llevado a juicio ante el consejo de ancianos, y el que lo llame imbécil será condenado al fuego que no se apaga. Así pues, si en el momento de llevar tu ofrenda en el altar recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano; luego regresa y presenta tu ofrenda. Trata de ponerte de acuerdo con tu adversario mientras vas de camino con él; no sea que te entregue al juez, y el juez al guardia, y te meta en la cárcel. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo" Mt.5,22-26.

 "Pero yo les digo: amen a sus enemigos y oren por los quienes los persiguen. Así serán dignos hijos de su Padre del cielo, que hace salir el sol sobre buenos y malos, y manda la lluvia sobre justos e injustos. Porque, si aman a quienes los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿no hacen esto también los que recaudan impuestos para Roma? Y si saludan sólo a sus hermanos ¿Qué hacen de más? ¿no hacen lo mismo los paganos? Ustedes sean perfectos, como su Padre celestial es perfecto" Mt.5,44-48.

"No juzguen, para que Dios no los juzgue; porque Dios los juzgará del mismo modo que ustedes hayan juzgado y los medirá con la medida con que hayan medido a los demás, ¿cómo es que ves la basura en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que hay en el tuyo? O ¿cómo dices a tu hermano: 'deja que te saque la basura del ojo', si tienes una viga en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo y entonces podrás ver para sacar la basura del ojo de tu hermano. No den lo santo a los perros ni echen sus perlas a los puercos, no sea que las pisoteen, se enfrenten a ustedes y los destrocen" Mt.7,1-6.

"Bendigan a quienes los persiguen; bendigan y no maldigan. Por tanto, si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Actuando así, harás que enrojezca de vergüenza. No te dejes vencer por el mal; por el contrario, vence al mal a fuerza de bien" Rom.12,14.20-21.

La venganza
"Han oído que se dijo: ojo por ojo y diente por diente. No traten de vengarse de quien les hace daño; al contrario, a quien te abofetea en la mejilla derecha, preséntale también la otra al que te demande para quitarte la túnica, dale también el manto, y al que te pida que lo acompañes :mil pasos, ve con él dos mil. Da a quien te pida, y no des la espalda al que te pide prestado" Mt.5,38-42.

 "Quien dice que habita en la luz y odia a su hermano, todavía habita en la oscuridad. Quien ama a su hermano permanece en la luz y nada lo hará tropezar. Sin embargo, el que odia a su hermano habita en la oscuridad, camina en la oscuridad y no sabe a dónde va, porque la oscuridad cegó sus ojos" 1Jn.2,9-11.  

''Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida, porque amamos a los hermanos. El que no ama permanece en la muerte. Todo el que odia a su hermano es homicida, y saben que ningún homicida posee vida eterna. En esto hemos conocido lo que es el amor: en que Él ha dado su vida por nosotros. También nosotras debemos dar la vida por los hermanos" 1Jn.3,14-16.

"Hermanos, no hablen mal de los demás. El que habla mal del otro, o lo critica, es como si estuviera criticando a la ley de Dios, o hablando mal de ella. Lo que ustedes deben hacer es obedecer la ley de Dios, no criticarla.. Dios es el único juez. Él nos dio la ley, y es el único que puede decir si somos inocentes o culpables. Por eso no tenemos derecho de criticar a los demás." St.4,11-12.

 "Cuando los fariseos oyeron que había tapado la boca a los saduceos, se reunieron, y uno de ellos, experto en la ley, le preguntó para ponerlo a prueba, Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la ley? Jesús le contestó: amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el primer mandamiento y más importante. El segundo es semejante a este: amarás a tu prójimo como a ti mismo. En estos dos mandamientos se basa toda la ley y los profetas" Mt.22,34-40. Cf. Mc.12,28-34.

Efe 6:12 Porque no estamos luchando contra seres de carne y hueso, sino contra las autoridades, contra las potestades, contra los soberanos de estas tinieblas, contra las fuerzas espirituales del mal.

de clic aquí para ir a los demás temas del manual "DEFIENDE TU FE"
Publicar un comentario