ORACIÓN AL SEÑOR DE LA MISERICORDIA

JESÚS AMOR MISERICORDIOSO / DIVINA MISERICORDIA / ORACIÓN
De nuevo aqui me tienes, Jesús mio,
confuso y humillado ante tu altar.

Sin saber qué decirte ni hablarte.
Ansioso solamente de llorar.

Vengo del mundo, vengo del combate,
cansado de sufrir y de luchar.

Traigo el alma llena de tristezas
y hambriento el corazón de soledad.

De esa soledad dulce, divina,
que alegra presencia celestial.

Donde el alma, tan sólo con mirarte,
te dice lo que quiere sin hablar.

Mis miserias, Señor aquí me traen.
Mírame con ojos de piedad.

Soy el mismo de siempre, Dueño mio,
un abismo infinito de maldad,
un triste pecador siempre caído,
que llora desconsolado su orfandad,
y gime bajo el peso de sus culpas
y ansia recobrar su libertad.

Soy un alma sedienta de ventura,
un corazón que muere por amar

y abrasarse en la llama inextinguible
del fuego de tu eterna caridad.

Concédeme, Señor, que a Ti me acerque,
permite que tus pies llegue a besar.

Déjame que los riegue con mi llanto
y sacie, en ellos, mi ardoroso afán.

iOh, que bien se está aquí mi dueño amado
ante las gradas de tu santo Altar.

Bebiendo de la fuente de agua viva,
que brota de tu pecho sin cesar.

Quién pudiera vivir eternamente,
en aquella divina soledad,
gozando de tu amor y tu hermosura,
en un éxtasis dulcísimo de paz. Amén.


Coronilla de la Divina Misericordia

No hay comentarios: