EL CUERPO Y SANGRE DE CRISTO NOS SANTIFICA, san Fulgencio

JESÚS / EUCARISTÍA / CUERPO Y SANGRE DE CRISTO

Del Tratado de san Fulgencio de Ruspe, obispo, Contra Fabiano.

Ha sido el mismo Señor quien ha dicho: Nadie tiene más amor que el que da la vida por sus amigos. Y porque Cristo murió por nuestro amor, cuando hacemos conmemoración de su muerte en nuestro sacrificio pedimos que venga el Espíritu Santo y nos comunique el amor; suplicamos fervorosamente que aquel mismo amor que impulsó a Cristo a dejarse crucificar por nosotros sea infundido por el Espíritu Santo en nuestros propios corazones, con objeto de que consideremos al mundo como crucificado para nosotros y nosotros sepamos vivir crucificados para el mundo; así, imitando la muerte de nuestro Señor, como Cristo murió al pecado de una vez para siempre, y su vida es vida para Dios, también nosotros vivamos una vida nueva, y, llenos de caridad, muertos para el pecado vivamos para Dios.
Ver todo el documento

Todos los artículos sobre el CUERPO Y LA SANGRE DE CRISTO


Editado en Villanueva Casanare, parroquia del Sagrado Corazón de Jesús

Publicar un comentario