¿Tenemos el enemigo dentro?

No podemos dejar que ese enemigo interior nos robe el tesoro más grande, más importante, más profundo que hemos recibido.

  • El enemigo está dentro cuando en la familia los padres no van a misa.
  • El enemigo está dentro cuando la televisión es vista por todos y en todo momento, sin una sana disciplina
  • El enemigo está dentro cuando lo que más importa es la manera de ganar dinero, de divertirse el fin de semana, de buscar el último grito de la técnica, mientras todo son quejas cuando experimentamos las estrecheces de la vida.
  • El enemigo está dentro cuando la castidad ha dejado de ser un valor,
  • El enemigo está dentro cuando pisoteamos una y mil veces la fama de nuestros hermanos;
  • Cuando hemos olvidado el consejo de Cristo: “Velad y orad, para que no caigáis en tentación” (Mt 26,41);
  • cuando nos hemos acomodado al mundo presente y ya no somos capaces de practicar la abnegación cristiana (cf. Rm 12,1-2);

Lo invito a leer el artículo completo  http://docs.google.com/Doc?docid=0AQGmMHwMAxOPZGc4N2tiZ3ZfMjQ3M2pmYnJiYzg&hl=es
Publicar un comentario