Sagrado Corazón de Jesús

Consagración de las familias al Divino Corazón de Jesús
¡Divino Corazón de Jesús! henos aquí postrados ante vuestra Santa Imagen,
 con los sentimientos del reconocimiento más profundo por todos vuestros beneficios,
 y del más ardiente amor por vuestra inefable bondad.
Nosotros os consagramos, ¡oh Divino Rey!
 por medio del Corazón inmaculado de María y ...... Continua leyendo


Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús

La Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús se celebra el viernes posterior al segundo domingo de Pentecostés

Ez 34, 11-16Yo mismo apacentaré mis ovejas, yo mismo las haré sestear
Salmo 22El Señor es mi pastor, nada me falta.
Rom 5, 5b-11Encontré la oveja perdida
Lc 15, 3-7La oveja perdida
La fiesta litúrgica del Sagrado Corazón de Jesús se inspira en uno de los símbolos más ricos de la Biblia: el corazón, que en la mentalidad bíblica es la parte más interior de la persona, la sede de las decisiones, sentimientos y proyectos. El corazón indica.. Continua leyendo


MIRARÁN AL QUE ATRAVESARON, EN TI ESTA LA FUENTE VIVA

De las obras de San Buenaventura, obispo /Opúsculo 3, El árbol de la vida 29-30.47

Y tú, hombre redimido, considera quién, cuál y cuán grande es éste que está pendiente de la cruz por ti. Su muerte resucita a los muertos, su tránsito lo lloran los cielos y la tierra, y las mismas piedras, como movidas de compasión natural, se quebrantan. ¡Oh corazón humano, más duro eres que ellas, si con el recuerdo de tal víctima ni el temor te espanta, ni la compasión te mueve, ni la compunción te aflige, ni la piedad te ablanda!... Continuar leyendo 


Encíclica HAURIETIS AQUAS, sobre el culto al Sagrado Corazón de Jesús
Innumerables son, en efecto, las riquezas celestiales que el culto tributado al Sagrado Corazón infunde en las almas: las purifica, las llena de consuelos sobrenaturales y las mueve a alcanzar las virtudes todas. Por ello, recordando las palabras del apóstol Santiago: «Toda dádiva, buena y todo don perfecto de arriba desciende, del Padre de las luces» [2], razón tenemos para considerar en este culto, ya tan universal y cada vez más fervoroso, el inapreciable don que el Verbo Encarnado, nuestro Salvador divino y único Mediador de la gracia y de la verdad entre el Padre Celestial y el género humano, ha concedido a la Iglesia, su mística Esposa,...Continuar leyendo

Consagración de las familias al divino Corazón de Jesús

ORACIONES / SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS
¡Divino Corazón de Jesús! henos aquí postrados ante vuestra Santa Imagen,
 con los sentimientos del reconocimiento más profundo por todos vuestros beneficios,
 y del más ardiente amor por vuestra inefable bondad.
Nosotros os consagramos, ¡oh Divino Rey!
 por medio del Corazón inmaculado de María y bajo el poderoso patrocinio de San José,
 toda nuestra familia.
 Sea nuestro hogar como el de Nazaret: el asilo inviolable del honor, de la fe, de la caridad, del trabajo, de la oración, del orden y de la paz doméstica.
 Sed Vos el modelo de nuestra conducta y el celoso protector de todos nuestros intereses.
Nosotros os consagramos, ¡oh divino Jesús!
 todas las pruebas, todas las alegrías, todos los acontecimientos de nuestra vida de familia, y os suplicamos que derraméis vuestras bendiciones sobre todos sus miembros, ausentes y presentes, vivos y difuntos.
 Los confiamos para siempre a vuestro divino Corazón.
Os rogamos también por todas las familias del universo: proteged la cuna de los niños, la escuela de los adolescentes, la vocación de los jóvenes; sed la fuerza de los débiles, el sostén de los ancianos,
 el esposo de las viudas, el padre de los huérfanos,
 velad con vuestro amor inmenso a la cabecera de los enfermos y de los agonizantes.
Pero sobre todo, ¡oh Jesús, océano de misericordia y de amor!
 os suplicamos que nos socorráis en el momento de la muerte; unidnos entonces más estrechamente que nunca a vuestro divino Corazón; sea él nuestro asilo, nuestro refugio, nuestro lecho de reposo; y después de dormirnos para siempre en vuestro seno bendito, ¡oh Jesús! encontremos en el Paraíso y en vuestro Sagrado Corazón, toda nuestra familia. Así sea.