Mi Cristo Roto, compra de cristos

A mi Cristo roto, lo encontré en Sevilla. Dentro del arte me subyuga el tema de Cristo en la cruz. Se llevan mi preferencia los cristos barrocos españoles. La última vez, fui en compañía de un buen amigo mío. Al Cristo, ¡Qué elección! Se le puede encontrar entre tuercas y clavos, chatarra oxidada, ropa vieja, zapatos, libros, muñecas rotas o litografías románticas. La cosa, es saber buscarlo. Porque Cristo anda y está entre todas las cosas de este revuelto e inverosímil rastro que es la Vida....


- Sí señor, te lo prometo. (Contesté)

Y un beso sobre su único pie astillado, fue la firma de mi promesa.

Desde hoy… viviré con un Cristo roto.


El combate espiritual del cristiano, Efesios 6, 10

LA ARMADURA DE DIOS:

10- Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en su fuerza poderosa.
11- Revístanse con la armadura de Dios, para que puedan resistir las insidias del demonio.
12- Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los principados, contra las potestades, contra los dominadores de este mundo tenebroso, contra los espíritus del mal que están en el aire.
13- Por eso, tomad las armas de Dios, para que podáis resistir en el día funesto, y manteneros firmes después de haber vencido todo.
14- Poneos en pie, ceñida vuestra cintura con la verdad y revestidos de la justicia como coraza,
15- calzados los pies con el celo por el Evangelio de la paz,
16- embrazando siempre el escudo de la fe, para que podáis apagar con él todos los encendidos dardos del maligno.
17- Tomad, también, el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;
18- siempre en oración y súplica, orando en toda ocasión en el Espíritu, velando juntos con perseverancia e intercediendo por todos los santos.