Oraciones del Ángel de Fátima

ORACIONES / VIRGEN MARÍA / ÁNGEL DE FÁTIMA
¡Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo! Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan, no te aman.

Oración del Ángel (se aconseja como novena)
Santísima Trinidad. Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro profundamente y Os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los tabernáculos de! mundo, en reparación por las ofensas, sacrilegios e indiferencias con los que El es ofendido. Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores.

María Madre de Misericordia

ORACIONES / VIRGEN MARÍA / MADRE DE MISERICORDIA
María Madre de misericordia,
cuida de todos para que no se haga inútil la cruz de Cristo,
para que e! hombre no pierda el camino del bien,
no pierda la conciencia del pecado
y crezca en la esperanza en Dios, «rico en misericordia» (Ef2, 4),
para que haga libremente las buenas obras que El le asignó (cf. Ef2, 10) y,
de esta manera, toda su vida sea «un himno a su gloría» (Ef 1, 12).

Oración a la MILAGROSA VIRGEN MARÍA

ORACIONES / VIRGEN MARÍA / LA MILAGROSA
Benignísima Madre de Misericordia.
Hija de Dios Padre, Madre de Dios hijo, Esposa del Espíritu Santo,
Noble descanso de toda la santísima   Trinidad; 
elegida  del Padre, Preservada por el Hijo y amada del Espíritu Santo.
Vos sois en las cosas dudosas nuestra luz;
en las tristes das consuelo;
en las angustias   alivio,
y en los peligros  y tentaciones fiel socorro.

Sois Paraíso de gracias y espirituales dones.
Bienaventurados los que de veras os aman y sirven,
y los que por santidad de vida se hacen siervos y devotos vuestros,
a vuestra piedad, pues, recurro, Reina y señora mía,
para que me enseñéis, gobernéis y defendáis en todas las horas y momentos de mi vida; suplicándoos, humildemente ahora me alcancéis de la Majestad Divina la gracia que al presente os pido, si conviniere vos, como Abogada mía, dirigid mi voluntad sólo a  lo que sea honra y gloria de Dios y salvación de mi alma. Amén.


NOTA: 
La  Coronilla de la Divina Misericordia es una devoción de estos últimos tiempos. Jesús le pidió a santa Faustina introducir a su comunidad y al mundo entero, esta hermosa oración:

Reza incesantemente esta coronilla que te he enseñado. Quienquiera que la rece recibirá gran misericordia a la hora de la muerte" (Diario,687)

"A las almas que recen esta coronilla, Mi misericordia las envolverá en vida y especialmente a la hora de la muerte" (Diario,754)

"Oh, qué gracias más grandes concederé a las almas que recen esta coronilla; las entrañas de Mi misericordia se enternecen por quienes rezan esta coronilla" (Diario,848)

"Escribe: cuando recen esta coronilla junto a los moribundos, Me pondré entre el Padre y el alma agonizante no como el Juez justo sino como el Salvador misericordioso" (Diario,1541)
 Coronilla de la Divina Misericordia  



Oración de JPII a Nuestra Señora de Chiquinquirá

NUESTRA SEÑORA del Rosario de Chiquinquirá Colombia / Juan Pablo II / 1986

Oh Virgen, bella flor de nuestra tierra, envuelta en luz del patrio pabellón, eres tú nuestra gloria y fortaleza, madre nuestra y de Dios.
En burda tela avivas tu figura con resplandor de lumbre celestial, dando a tus hijos la graciosa prenda de la vida inmortal. 
Orna tus sienes singular corona de gemas que ofreciera la nación, símbolo fiel del entrañable afecto y del filial amor.
A Ti te cantan armoniosas voces y te aclaman por Reina nacional y el pueblo entero jubiloso ofrenda el don de su piedad.
Furiosas olas a la pobre nave contra escollos pretenden azotar; tu cetro extiende y bondadosa calma las olas de la mar.
Brote la tierra perfumadas flores que rindan culto a tu sagrado altar; prodiga siempre a la querida patria los dones de la paz.
A Ti, Jesús, el Rey de las naciones, a quien proclama el corazón por Rey, y al Padre y Padre y al Espíritu se rinda gloria, honor y poder. Amén.

Reina y Madre de Colombia, te corona nuestro amor; Virgen Santa del Rosario, protege al pueblo y nación.
El santuario provinciano redunda en gracia y piedad, es centro de romerías, centro de culto filial.
Dichosa la tierra amada que goza de tu favor, irradia, Madre, en tus hijos de tu imagen el fulgor.
Concurre el fiel a tu templo para ofrecer tu oblación; por cánticos y valles se oyen sus cánticos y oración.
Gloria a Ti, Jesús, nacido de la Madre virginal; al Espíritu y al Padre se rinda gloria inmortal. Amén.

LA MISERICORDIA DIVINA Y LA MISERICORDIA HUMANA

DICHOSOS LOS MISERICORDIOSOS
De los Sermones de san Cesáreo de Arlés, obispo.
(Sermón 25, 1: CCL 103, 111-112)


Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Dulce es el nombre de misericordia, hermanos muy amados; y si el nombre es tan dulce, ¿cuánto más no lo será la cosa misma? Todos los hombres la desean, mas, por desgracia, no todos obran de manera que se hagan dignos de ella; todos desean alcanzar misericordia, pero son pocos los que quieren practicarla.